All Posts By

C0mmun1Ty

El País: “DSFK F5, un SUV chino con diseño ‘premium’ desde 26.495 euros”

By | SUV F5

El segundo fabricante de China lanza en España un todocamino de línea cupé que sorprende por su imagen, precio y equipamiento.

El DSFK F5 mide 4,68 metros de largo y su objetivo es competir contra los SUV medios de las marcas generalistas, pero siendo además el primer SUV cupé de la categoría. Para ello presenta una imagen que hasta ahora era propia de marcas más exclusivas, y su silueta recuerda enseguida a los Mercedes GLE, BMW X4 o Audi Q3 Sportback de estas marcas.

También se nota esta inspiración en la iluminación de tecnología led, que exhibe llamativas luces diurnas integradas y unos pilotos muy perfilados semejantes a los que caracterizan a algunos SUV de Mercedes y Porsche.

A España llegan dos versiones del DSFK F5. La primera se llama Classic y tiene un precio de 28.995 euros (26.495 euros financiando el pago), y monta un motor de gasolina 1.5 turbo de 137 CV y de origen Mitsubishi. La segunda se llama Eco y utiliza la misma mecánica, pero puede adaptarse para funcionar con gasolina o gas licuado de petróleo (GLP). Como dispone de dos depósitos de combustible, alcanza una autonomía teórica de 1.107 kilómetros.

El cambio es automático de variador continuo y está fabricado por la firma alemana ZF. Mediante una palanca selectora –de diseño aeronáutico– pueden accionarse seis marchas de forma secuencial y el conductor también puede elegir tres modos de respuesta: Normal, Sport o, mediante un botón en la consola, Winter para transitar sobre nieve o superficies resbaladizas.

Un buen viajero

El consumo oficial de gasolina es de 11 litros/100 km según el antiguo ciclo de NEDC. En esta primera toma de contacto y al volante de la versión híbrida Eco –sobre un recorrido de 130 kilómetros por autovía, carretera comarcal y un tramo de montaña usando el modo Sport–, el F5 registró un consumo medio de 9,5 litros, pero gastando solamente GLP, que cuesta 0,7 euros el litro.

La conducción del DSFK F5 sorprende por su aplomo, la rigidez de su chasis y una suspensión eficaz. La dirección es precisa y el interior está bien insonorizado lo que hace del DSFK un buen viajero; además, los asientos son de tapizado duro, pero de buena ergonomía.

Por los demás, el DSFK F5 presenta un interior amplio, con un maletero de 379 litros; aunque es algo justo para el tamaño del coche, puede ampliarse hasta 1.420 abatiendo los asientos posteriores. Y el equipo de serie es muy completo y solo deja una opción: la pintura metalizada (590 euros). Incluye, entre otros, sistemas de seguridad activa, asistente de arranque en pendiente, pantalla táctil multifunción de gran formato, navegador y conectividad Mirror Link.

El DSFK F5 también monta una cámara Dashcam, muy popular en otros países, que graba la carretera y memoriza los últimos 45 minutos grabados para, en caso de accidente, ayudar a tramitarlo con el seguro. Y también destaca el techo panorámico transparente de accionamiento eléctrico.

En cuanto a la garantía, DSFK ofrece en todos sus modelos cuatro años ampliables a siete o 100.000 kilómetros, quedando cubierta por una red de 22 concesionarios repartidos por toda España.

FUENTE: www.motor.elpais.com

Driving ECO: DFSK F5 ECO, un exótico SUV coupé con etiqueta ECO, cómodo y barato

By | SUV F5

Nos subimos a bordo y conocemos en primera persona el DFSK F5 ECO, la opción china que pretende ser el SUV coupé más económico y, además, con etiqueta ECO

La marca china DFSK tiene un claro planteamiento para nuestro mercado: quiere ser ser la alternativa generalista a las marcas premium. Para lograrlo, lo primero que ha hecho es estudiar el mercado occidental y ha situado, digamos, aquí dos centros de desarrollo, uno en Alemania y otro en Estados Unidos, dos enclaves que extraigan lo mejor de los vehículos que triunfan en cada continente y que sumen todo en una única propuesta y que, para el caso del español, esa sea el DFSK F5 ECO, un SUV coupé con etiqueta ECO que, si bien no pretende batirse en un duelo suicida contra por ejemplo el BMW X4, podría hacerlo frente a, por ejemplo, un SsangYong Korando de GLP de nuevo cuño.

Y es que, gracias a incorporar un kit de GLP, el todocamino chino ha tomado lo mejor de cada modelo premium para organizarlo de tal forma que dé lugar a un coche con personalidad propio. Es cierto que es posible encontrar esbozos por aquí y por allá de modelos ya conocidos pero, en conjunto, no se puede decir, en absoluto que trate de ser una de esas infames copias chinas de automóviles occidentales simplemente renombrados.

Lejos de ese concepto, el DFSK F5 ECO se apoya en una imagen exterior llamativa que tiene su réplica, en el buen sentido de la palabra, en su interior.

Un SUV chino que se puede disfrutar, y mucho

Si bien luce con ciertos aires rocambolescos por la combinación y contraste entre los tonos coloridos de los materiales escogidos, el halo de alta gama inunda el habitáculo. Un espacioso salón destinado al uso y disfrute de sus pasajeros donde, si bien los de las plazas delanteras disfrutan de un par de asientos de sobrada comodidad, dos ocupantes en las traseras disfrutarán aún más del viaje por el espacio que, entre otros, ofrece al no contar con puente que separe el suelo de la fila posterior.

A pesar de no disponer de un despliegue de medios infinito, el repositorio tecnológico del DFSK F5 ECO, deja buen sabor de boca al uso ya que, el sistema multimedia cuenta con una pantalla de calidad más que digna, aplicaciones suficientes para sobrevivir sin tener que estudiar una carrera de telecomunicaciones para entender su funcionamiento y los sistemas de ayuda a la conducción son básicos pero utilizables en el día a día.

Por otro lado, cuenta con detalles como la cámara de grabación de a bordo que, si bien son de uso comprometido según nuestra legislación, o tecnología ‘Full LED’ en las ópticas dinámicas que aportan un grado superior en su calidad a lo que cabría pensar.

El maletero del DFSK F5, de altura ceñida pero generosa profundidad, da cabida a bultos bien organizados de considerable dimensiones o tamaños como un carrito de bebé plegado, una maleta familiar o la compra mensual en el hipermercado.

Un todocamino con etiqueta ECO

En cuanto a la mecánica, la base del DFSK F5 versa en la conjunción del propulsor 1.5 TGDI de origen Mitsubishi acoplado a la transmisión CVT fabricada por el reputado fabricante ZF Friedrichshafen y cuya motricidad se dirige al eje delantero.

A partir de eso, la instalación de un kit de GLP específicamente desarrollado por DFSK en Alemania para el DFSK F5 ECO con un tanque de 68 litros de volumen que ocupa el espacio de la, en esta variante, inexistente rueda de recambio, que permite disponer de un coche de gasolina o gas, que permite, mediante un interruptor disponer de uno u otro carburante, en función de la elección de quien conduce y de ofrecer, en total, 1.107 km de autonomía total, según el fabricante. Casi el doble que en su variante estándar del DFSK F5 Classis, la configuración básica y de gasolina en exclusiva, que dispone de 591, siempre según lo anunciado por el fabricante.

En nuestra toma de contacto, por una ruta mixta que alternaba vía urbana, autopista y carreteras de montaña, atravesando pueblos de la sierra madrileña, alternamos el uso de ambos combustibles.

Como suele siendo habitual en estos coches con kit de GLP añadidos, el uso de uno u otro carburante ni mejora ni penaliza la plomiza mecánica. La rumorosidad, como vehículos de recién matriculación, no se ve tampoco amenazada por el consumo de gasolina o gas.

El cambio, si bien la inserción de la palanca es muy tosca y sin concesiones, dispone de un modo Sport que tampoco es especialmente sensible a su activación o desactivación. A falta de unas mediciones matemáticas fidedignas, solo lo que transmite en la conducción, el modo más inmediato es relativamente más instantáneo pero no ofrece, incido, ni con gasolina como carburante ni como gas como fuente energética, mayor beneficio en situaciones comprometidas como es el inicio de la marca, bien sea en acceso a vías de velocidad elevada o, incluso, en ciudad, ya que, además, debido al cambio tipo CVT, interesa anticiparse una décima de segundo a lo que en otro coche, algo más potente, o ligero, o con cambio manual se haría.

Aún así, en su uso como coche habitual podría ser cómodo y económico. La marca anuncia un cálculo establecido que arroja un gasto anual de 7 céntimos por kilómetro invertido, incluidas las ventajas de la pegatina bicolor. Además, gracias a la configuración como SUV con cambio automático, para quienes disfruten de una posición elevada y del uso de dos pedales, en vía urbana resulta cómo de conducir.

El DFSK F5 es un automóvil con un precio muy justo

DFSK quiere alzarse como la marca y con el F5 ser el modelo de acceso a los SUV coupé a su hipotética clientela: familias y gente joven, sin prejuicios a la hora de recurrir a una marca desconocida en aras de otras que, por tradición o renombre, lucen un reconocido emblema, o gente experimentada que desea cambiar y conducir un coche de moda y, en ambos casos, sin tener que invertir una cantidad inalcanzable o difícilmente abordable para estos perfiles.

Por eso, de una parte, el precio del DFSK F5 resulta difícilmente abatible para cualquier rival, ya sea un marca generalista y, ni de lejos, de alta gama, porque incluye y equipa lo que muestra. No hay opciones ni extras salvo dos. Existe solo una posibilidad de encarecer el coste final si se elige un color de carrocería de los cuatro disponibles que no sea el negro, de serie o/y, además, si se elige ampliar la garantía de base.

Conclusión de la prueba del DFSF F5 ECO

Su mayor apuesta es su mayor virtud que no es otra que ofrecer una habitabilidad y confort excelente para un precio que, atendiendo al de los rivales, resulta hasta barato, mostrando un comportamiento similar a otros SUV de ventas más que considerables y, eso sí, luciendo un aspecto más llamativo y, ante todo, exótico que los todocaminos más populares en nuestras ciudades.

FUENTE: www.drivingeco.com

Motor.es: “Los coches chinos campan a sus anchas por España”

By | SUV F5

DFSK ha decidido elevar su apuesta por el mercado de turismos en España con un nuevo e interesante SUV Coupé, el DFSK F5. Un modelo con distintivo ambiental ECO que está llamado a desempeñar un papel protagonista. Lo analizamos en profundidad en esta prueba en vídeo a la par que desmentimos algunos de los mitos aún existentes acerca de los coches diseñados y fabricados en China.

DFSK es una marca desconocida en términos generales entre el público español. Tras estas siglas se encuentran dos auténticos gigantes de la industria automotriz china, Dongfeng y Chongqing Sokon. Ambas compañías decidieron unirse para dar vida a esta firma con la que vender a nivel global todo tipo de vehículos. DFSK tiene ya cierto recorrido en España en el campo de los vehículos comerciales ofreciendo soluciones en carrozados e incluso vehículos eléctricos. Sin embargo, fue en el año 2019 cuando decidió adentrarse en el competido mercado de turismos.

En 2019 se puso a la venta en España el DFSK 580, un interesantísimo SUV de siete plazas con el que esta marca china dio el pistoletazo de salida a la venta de turismos en nuestro territorio. DFSK cerró el pasado ejercicio con 69 matriculaciones del 580, toda una hazaña si tenemos en cuenta varios factores. Que la marca es muy poco conocida, su escueta red de puntos de venta oficiales y, sobre todo, que estamos ante un SUV de segmento D. Esta categoría reporta muchas menos ventas que los todocaminos que lidian en el segmento B y/o C.

Para afrontar este año que está siendo tan atípico en el sector del automóvil debido a la pandemia del coronavirus, DFSK ha decidido elevar su apuesta por el mercado de turismos con su nuevo modelo, el DFSK F5, un SUV Coupé cargado de argumentos para seguir erradicando los mitos existentes sobre los coches chinos. Hemos tenido la oportunidad de conducirlo durante varias jornadas para poder analizarlo al detalle y descubrir tanto sus virtudes como sus carencias.

Este todocamino es comercializado a nivel global. Además de en Europa puede encontrarse en Asia y en Sudamérica. Su nombre variará dependiendo del mercado en el que nos encontremos. Es conocido como DFSK iX5Glory iX5Fengguang iX5 o Fengon iX5. Las siglas F5 hacen referencia a Fengon 5. Se introdujo en sociedad en 2018 en el marco del Salón del Automóvil de Pekín, y ahora llega a España.

Tras tener ya un cierto recorrido comercial en el gigante asiático y «hacer las Américas», llega la verdadera prueba de fuego, el continente europeo. Sin embargo, jugará varias bazas con el objetivo de diferenciarse de sus principales competidores y captar la atención del exigente público del Viejo Continente.

Para DFSK el F5 es un modelo muy importante. Tal es así que, cuando fue presentado en sociedad, lo describió como «el pistoletazo de salida a su nueva generación de todocaminos». Y es que, el fabricante chino ha decidido elevar la apuesta por los SUV a la hora de desarrollar este modelo. Todo ello sin perder la esencia que ha permitido a la compañía crecer todos estos años. Ofrecer una excelente relación calidad-precio, mecánicas fiables y equipamientos de serie realmente completos.

El DFSK F5 al detalle, un SUV Coupé para conquistar España

Comencemos nuestro análisis del nuevo SUV Coupé de DFSK por el exterior. Y en concreto, por el frontal. El elemento principal es la enorme parrilla que luce un patrón de lo más característico a la par que llamativo. Un patrón que emana desde una posición central en la que está la insignia de la marca. Y conectando directamente con la calandra tenemos los grupos ópticos que tienen una forma envolvente a la par que afilada.

Un detalle no menor es que los grupos ópticos disponen de tecnología Full LED e intermitentes dinámicos. Vienen equipados de serie, aunque de la dotación hablaremos más adelante. Los faros antiniebla también hacen uso de tecnología LED. A ello debemos de sumar un paragolpes y un capó cuyas formas ayudan a transmitir una mayor fuerza y empaque.

Si pasamos al lateral, lo más relevante es, sin lugar a dudas, la línea que adopta el techo. Algo que, sumado a la caída posterior, es un rasgo distintivo y propio de este tipo de carrocería. La línea de cintura es muy elevada y hay unas llantas de aluminio con un tamaño de 19 pulgadas. La carrocería se puede pintar en cualquiera de estos cuatro colores: Blanco, Azul, Rojo y Negro. Lo cierto es que el nivel de personalización es realmente bajo puesto que, por ejemplo, no es posible elegir otras llantas.

Y terminando nuestro tour por el exterior del F5 en la zaga, además de la mencionada caída del techo tenemos unos pilotos traseros muy delgados y envolventes que también son Full LED y que están unidos por una franja de luz. También hay un embellecedor cromado que recorre de extremo a extremo la zaga para enfatizar la sensación de anchura que transmite el vehículo. Y aunque estamos ante un coche con etiqueta ECO, luce con orgullo dos salidas de escape reales y no simuladas.

Dejando a un lado el exterior, si nos aventuramos en el interior, nos veremos rápidamente envueltos por una interesante atmósfera. El F5 transmite una notable sensación de calidad. Debemos partir de la base del mercado en el que lidia DFSK y del segmento en el que se encuentra el F5. En toda la parte superior del habitáculo se han empleado materiales mullidos y de una calidad más que aceptable. Los tapizados y ajustes están muy bien rematados. Además, hay varias inserciones y elementos decorativos llamativos.

Los plásticos duros están presentes, aunque en la parte inferior y muy alejados de la vista. El negro piano hace acto de presencia en no pocos lugares, lo que a priori puede ser un punto negativo para algunos compradores. Es un material elegante pero que cuesta horrores mantener limpio y evitar que se raye. Los asientos delanteros son realmente cómodos y ofrecen una gran sujeción. Además, tienen un ajuste eléctrico.

Desde el puesto de conducción también se percibe una completa dotación tecnológica. Si bien el cuadro de instrumentos no es completamente digital, sí trae consigo una pantalla TFT de 3,5 pulgadas a color en la que consultar información útil para la conducción. A ello debemos sumar una pantalla táctil de 10,25 pulgadas para manejar el sistema multimedia. Un sistema que ofrece un nivel de conectividad aceptable. Y debajo de esta pantalla tenemos el módulo de la climatización, que también es táctil.

Este detalle de equipamiento no es menor, puesto que es algo que, habitualmente, solo se encuentra en marcas premium. En determinadas condiciones refleja mucho la luz, lo que impide su manejo. También sería de agradecer algún control físico y tradicional para usar algunas de las funciones habituales para evitar tener que retirar la atención de la carretera.

Si pasamos a las plazas traseras, nos daremos cuenta rápidamente de la gran cantidad de espacio que hay disponible. Tanto para las piernas como para la cabeza. Dos pasajeros viajarán con muchísima comodidad. Sin embargo, el ocupante de la plaza central trasera se verá perjudicado, no por un túnel central intrusivo (puesto que no lo es), sino por un respaldo algo incómodo puesto que integra un reposabrazos con dos portabebidas.

Para los ocupantes de los asientos traseros hay varios detalles de equipamiento destacables como una toma de 12 voltios, una conexión USB, dos salidas de ventilación y luces de cortesía. Además, repartidos por todo el habitáculo hay numerosos huecos portaobjetos, lo que aumenta el nivel de practicidad.

Con respecto al maletero, lo primero a destacar es que dispone de apertura y cierre eléctrico de serie. Cubica un volumen de carga de 779 litros, cifra que se puede aumentar hasta los 1.420 litros si abatimos los asientos posteriores en una proporción 60/40. La boca de carga se encuentra en una posición un tanto elevada, algo a tener en cuenta si habitualmente debemos cargar equipaje pesado.

Las formas del maletero permiten aprovechar muy bien el volumen de carga y cuenta con un doble fondo en el que habrá, o bien una rueda de repuesto o un tanque para almacenar el gas en caso de estar ante la versión de GLP, como es en este caso.

La gama del F5 es prácticamente cerrada. Las opciones de configuración son mínimas. Solo está disponible con un único nivel de acabado llamado Classic. Y aunque a priori puede parecer un hándicap, no es así, ya que DFSK ofrece una completa dotación. Repasamos a continuación el equipamiento de serie más relevante que trae consigo este modelo:

  • Grupos ópticos delanteros y traseros Full LED
  • Luces intermitentes dinámicas
  • Faros antiniebla LED
  • Llantas de aluminio de 19 pulgadas
  • Espejos retrovisores exteriores ajustables y plegables eléctricamente
  • Encendido automático de luces y sensor de lluvia
  • Asientos tapizados en ecopiel perforada
  • Asientos delanteros eléctrico con calefacción
  • Volante multifunción forrado en cuero
  • Sistema de acceso y arranque sin llave
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Pantalla táctil de 10,25 pulgadas
  • Bluetooth
  • Navegador
  • Conectividad móvil
  • Control de crucero
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Techo solar panorámico con apertura automática, panel protector y cortina parasol
  • Cámara de visión posterior
  • Cámara para la grabación de la conducción
  • Climatizador automático
  • Luces de cortesía LED para las plazas traseras
  • Selector de modos de dirección asistida (Confort, Sport y Standar)
  • Maletero de apertura y cierre eléctrico
  • Cierre centralizado con mando a distancia
  • Elevalunas eléctricos
  • Múltiples airbags (frontales y laterales)
  • ABS, EBD, TCS, HBA y HHC
  • Asistente de arranque en pendientes
  • Garantía de 4 años o 100.000 kilómetros

Es un equipamiento que va a cumplir a buen seguro con las necesidades de la mayor parte de los conductores. Esto es algo que debemos tener muy en cuenta a la hora de valorar el precio de este modelo.

Los mitos sobre los coches chinos

Los coches chinos han llegado a Europa para quedarse, y por ende, también ha España. La expansión del gigante asiático solo ha comenzado y DFSK es el vivo ejemplo de ello. Que esta marca decidiera en 2019 adentrase en el competido mercado de turismos es un claro ejemplo de las posibilidades de negocio que el gigante asiático ha visto en nuestro territorio. Ahora bien, hay varios escollos que debe superar cualquier coche chino para poder obtener un éxito comercial en esta parte del mundo. Y no solo vale con ofrecer un precio de derribo.

En la actualidad, por desconocimiento, siguen existiendo numerosos mitos y falsas creencias acerca de los coches diseñados, desarrollados y fabricados en China. Los prejuicios y, sobre todo, los «comentarios de barra de bar» hacen muchísimo daño a una industria automotriz de referencia a nivel mundial. ¿Son seguros los coches chinos? ¿Son fiables? ¿Son copias baratas? Desde que el sector automovilístico chino decidió abrirse al resto del mundo se han extendido estos y otros mitos.

El nuevo F5 es el vivo ejemplo de que estamos ante unas afirmaciones falsas. El equipamiento del nuevo SUV de DFSK en materia de seguridad es solvente. Trae consigo múltiples airbags (frontales y laterales), ABS, ESP, ESC, sensor de presión de los neumáticos, sensores de aparcamiento delantero y trasero, ayuda en rampas, sistema de grabación de la conducción y cámara de visión posterior. Y no podemos obviar el hecho de que su chasis está fabricado en acero ultra-resistente y ligero. Además, para poder ser vendido en la Unión Europea, el F5 tiene que cumplir con la normativa vigente.

Con respecto a la fiabilidad, la propia DFSK despeja cualquier duda ofreciendo por un lado una garantía superior a la media del mercado generalista y una mecánica (motor y transmisión) cuyo origen a buen seguro producirá muchísima tranquilidad de cara a los compradores más reticentes. Aunque de ambas cosas entraremos en detalle más adelante.

Por otra parte, está la cuestión de que los coches chinos son «copias baratas» de vehículos americanos, europeos y/o japoneses. Este mito ha estado generado por la mala praxis de algunas empresas chinas. Pero nada más lejos de la realidad, DFSK demuestra con su gama de turismos (y en este caso con el F5) todo el potencial que tiene la industria automotriz china.

Atrás han quedado los tiempos en los que la industria automotriz americana o europea podía mirar por encima del hombro a China. Hace mucho tiempo que el gigante asiático ha despertado. Es algo inevitable, las marcas chinas van a convertirse a corto plazo en actores relevantes del mercado europeo. Especialmente en el segmento generalista y en el campo de la movilidad sostenible.

El distintivo ambiental ECO es un punto a favor

DFSK ha decidido apostar por el GLP de automoción (Autogas) en su asalto al mercado de turismos en España con el objetivo de diferenciarse, encontrar su particular hueco y, sobre todo, ofrecer a sus clientes una opción de movilidad que traiga consigo el distintivo ambiental ECO de la DGT (Dirección General de Tráfico).

El hecho de que un automóvil cuente con dicha pegatina no es menor, puesto que ofrece numerosas ventajas. Una de las más destacables es la posibilidad de circular por las grandes ciudades sin sufrir restricciones al tráfico en periodos de alta contaminación. Y lo que no es menor, utilizar Gas Licuado de Petróleo (GLP) como combustible alternativo a la gasolina permitirá disfrutar de un notable ahorro en la factura de combustible.

La adaptación a GLP del DFSK F5 es opcional y se realiza a posteriori. Es decir, una vez que el vehículo ya ha sido fabricado y se encuentra en España. Es posible adquirir este modelo con una mecánica que no sea bifuel y que, por lo tanto, solo pueda funcionar con gasolina. Ahora bien, la versión a GLP es una de las claves de este modelo y, sin la adaptación, pierde gran parte de sus virtudes.

Tomando como punto de partida el señalado motor de 1.5 litros y de origen Mitsubishi, se realizan las pertinentes modificaciones para convertirlo en una mecánica bifuel capaz de funcionar alimentándose con gasolina o con GLP. Hay un aspecto importante que debe ser tenido en cuenta. Y es que, la versión de GLP del F5 pierde de su equipamiento la rueda de repuesto.

El motivo no es otro que, en el doble fondo del maletero, lugar destinado a la rueda de repuesto y las herramientas pertinentes para realizar el cambio de rueda en caso de haber pinchado, es ocupado por el tanque de gas. Un tanque que tiene una capacidad de 67 litros. Para suplir la carencia de la rueda de repuesto, habrá que recurrir a un kit reparapinchazos. Algo que, por cierto, es cada vez más habitual en el mercado.

En el interior, el único elemento que nos revelará que estamos ante un F5 capaz de funcionar con gas licuado de petróleo es indicador situado a la izquierda del volante y en el que podremos verificar si el motor está usando GLP o gasolina, la cantidad de gas disponible en el tanque y un botón para poder cambiar entre el tipo de combustible.

A los mandos del nuevo DFSK F5

Ha llegado el momento de ponerse a los mandos del F5 y conducir el nuevo todocamino que ha aterrizado en la gama española de DFSK. A pesar de su condición de SUV Coupé y los diversos rasgos de corte deportivo que luce tanto su exterior como interior, lo cierto es que basta con hacer unos pocos kilómetros para darse cuenta de que no estamos ante un vehículo que busque ofrecer una experiencia de conducción deportiva. Nada más lejos de la realidad. DFSK se ha centrado en otros aspectos que son aún más relevantes para el público generalista.

El nuevo F5 quiere hacer que cada trayecto sea lo más placentero y confortable posible. La dirección es suave pero transmite una cantidad de información importante. El pedal de freno tiene una puesta a punto un tanto especial puesto que se nota especialmente duro. No es algo que podamos elevar a la categoría de factor determinante puesto que basta con unas horas al volante para adaptarse.

Lo que sí puede ser un factor determinante para muchos conductores es la transmisión CVT. Sí, es cierto que estamos ante un coche sin pedal de embrague con el confort que ello supone. Especialmente en una conducción urbana. Ahora bien, el funcionamiento de este tipo de transmisión no será del agrado de todo el mundo. En muchas ocasiones revolucionará en exceso el motor e incluso podemos notar un pequeño retardo entre el momento que pulsamos el acelerador y notamos la respuesta del motor para obtener el empuje deseado.

El cambio CVT es usado por fabricantes globales de automóviles de primerísimo nivel. Su fiabilidad está más que contrastada y, desde hace mucho tiempo, se conoce tanto sus virtudes como sus carencias. ¿Hubiera sido mejor emplear un cambio automático de doble embrague? Lo que está claro es que para DFSK a día de hoy la apuesta pasa por una transmisión tipo CVT.

Las prestaciones, repasadas previamente, son más que solventes. Podremos hacer adelantamientos sin problemas y rápidas incorporaciones a la circulación. Incluso viajando con la familia y una gran cantidad de equipaje a cuestas no veremos mermados el nivel de rendimiento. Tampoco debemos pasar por alto el hecho de que la marca ha trabajado en la mejora del nivel de aislamiento acústico del habitáculo así como en la reducción de las vibraciones. Con respecto a otros de sus modelos la mejora en este aspecto es notoria.

En este punto debemos recordar que el DFSK F5 que hemos probado está adaptado al uso del GLP de automoción (Autogas). Es decir, su motor de 1.5 litros y cuatro cilindros ha recibido toda una serie de modificaciones para poder funcionar tanto con gasolina como con gas. Es una clave determinante puesto que ayudará a impulsar las ventas de este modelo. ¿El motivo? El distintivo ambiental ECO de la DGT.

¿Hay alguna diferencia a la hora de conducir un coche alimentado por gas o gasolina? La verdad es que no. La experiencia de conducción no varía y el rendimiento del motor será, a ojos del conductor, el mismo. Cuando arranca el motor lo hace utilizando gasolina, y cuando se alcanza una determinada temperatura, pasa de manera automática a utilizar el gas almacenado en el depósito que se encuentra en el maletero. Dicho cambio es automático e imperceptible.

A pesar de que el nivel de consumo utilizando gas será superior con respecto al uso de gasolina, la diferencia de precio que hay entre estos dos combustibles es el factor categórico a tener en cuenta y que nos permitirá disfrutar de un notable ahorro en la factura del combustible.

Conclusión

Atrás han quedado aquellos tiempos en los que la industria automotriz europea, americana o japonesa podía mirar por encima del hombro a China. El gigante asiático ha despertado y, guste o no, sus marcas se convertirán muy pronto en actores protagonistas de nuestro mercado. DFSK es el vivo ejemplo de ello. El nuevo F5 demuestra de lo que es capaz esta firma respaldada por dos referentes de la industria automotriz china.

El nuevo todocamino de DFSK aterriza en un mercado donde no tiene rivales directos. Y es que, para encontrar alternativas al F5 debemos irnos directamente a firmas premium. Esto abre todo un abanico de posibilidades que, sumado al hecho de poder disponer del mencionado distintivo ambiental ECO y traer consigo un completo equipamiento de serie, hará que este modelo esté en disposición de erradicar la desconfianza que puedan tener algunos compradores a la hora de apostar por una marca china.

DFSK eleva su apuesta por el mercado de turismos con un coche que le permitirá consolidar su posición allá donde está disponible y, sobre todo, continuar con su expansión por el territorio español. El nuevo F5 es la punta de lanza que necesitaba la gama de turismos de DFSK. Un SUV Coupé único en su segmento al que debe darse una oportunidad si buscamos un todocamino «diferente» dentro del mercado generalista.

FUENTE: www.motor.es

Auto 10: “OPINIÓN Y PRECIO DEL NUEVO SUV COUPÉ GENERALISTA”

By | SUV F5

Se aprecia un salto de nivel en el segundo modelo que pone a la venta DFSK. Solo cuenta con un motor y cambio disponible. Permite una adaptación de GLP para conseguir la etiqueta ECO.

Los planes de expansión de DFSK en nuestro país siguen adelante. Tras el lanzamiento del DFSK 580, del que puedes encontrar una prueba justo debajo de este párrafo, le llega el turno ahora al DFSK F5, un SUV de estilo coupé, y para mediados del próximo año se estima el lanzamiento del DFSK E3, el primer modelo eléctrico siguiendo con el mismo estilo de carrocería.

¿Qué es un DFSK F5?

Como comentaba anteriormente, el DFSK F5 es un SUV de estilo coupé. Desde la marca china nos comentaban que se trataba del primero de este tipo para una marca generalista, ya que alrededor de los 4,68 metros solo encontramos modelos con esta carrocería en marcas premium como pueden ser Mercedes o BMW. Aunque no podríamos pasar por alto que lleva ya unos años en el mercado el Mitsubishi Eclipse Cross.

Su diseño, por lo menos para mi gusto, me parece muy sugerente, con ciertas reminiscencias a las marcas alemanas del segmento superior. Es algo que desde DFSK no esconden, que se han inspirado en ellos, ya que el DFSK F5 ha sido diseñado desde el centro que tienen en Alemania. Por ejemplo, la parrilla con forma de constelación se asemeja a la que montan algunos Mercedes, mientras que las luces traseras, que al igual que las delanteras son Full LED, nos recuerdan mucho a los Porsche (del que se ha imitado la forma de la llave también).

No faltaran en este DFSK F5, como todo buen SUV, detalles cromados en los cuatro costados, molduras en negro recorriendo la carrocería y unas poderosas llantas de 18 pulgadas que son de serie en las dos versiones que más tarde te explico. Por tanto no podrás escoger otras y entre las pinturas solo se ofrecen cuatro colores (rojo, negro, blanco y azul), lo que da lugar a pocas opciones de personalización.

Volviendo de nuevo a los diseños parecidos, el puesto de mando del DFSK F5 nos recuerda inmediatamente a los últimos Audi. Lo vemos en detalles como la colocación de la pantalla multimedia de 10,5 pulgadas por debajo de las tomas de aire o con el mando digital para la climatización (ahí veréis la palabra Fengon en vez de F5, porque es como se denomina este modelo en China). Faltaría el panel de instrumentación digital, que si se ofrece en el mercado asiático, pero que aquí será de estilo clásico con doble esfera más el ordenador de a bordo. Todo el habitáculo está tapizado con cuero Nappa, que se ofrece con tres tonalidades diferentes que no tienen coste alguno para el cliente. La primera es una combinación de azul y negro, luego tendríamos otra completamente negra y finalmente una roja.

El espacio en las plazas traseras de este DFSK F5 es amplio debido a dos circunstancias. Por un lado está favorecido por su buena batalla de 2,79 metros y por otro por la altura de la carrocería (1,86 m), considerablemente más alta que la que suelen tener los SUV coupé que se venden en el mercado. Además, no existe túnel de transmisión, permitiendo más desahogo al ocupante de la plaza central. No tan buena nota le podemos poner al maletero, que con 379 litros se queda lejos de los más de 500 litros que suelen tener los SUV de este tamaño.

Nuevo DFSK F5: un único motor y cambio

De la misma manera que pasaba con el DFSK 580, este DFSK F5 solo tendrá una combinación mecánica en nuestro país. El motor en cuestión está fabricado por Mitsubishi, tratándose de un 1.5 turboalimentado que es capaz de desarrollar 137 CV y un par motor de 220 Nm. Toda esta fuerza se manda al eje delantero a través de una caja de cambios automática de tipo CVT fabricada por ZF, que se puede manejar de forma secuencial desde la palanca.

La única posibilidad distinta a lo anterior es que adaptáramos el coche para que funcione también con GLP. Esta modificación se realiza de fábrica, por lo que no se pierde ninguno de los cuatro años de garantía que tiene el DFSK F5, e incorpora un depósito de 68 litros que se ubica en el hueco de la rueda de repuesto para no restar espacio al maletero y que permite contar con una autonomía sumando los 58 litros de gasolina de 1.107 kilómetros.

Precios y equipamiento del DFSK F5

Tanto la versión mecánica del DFSK F5 que funciona solo con gasolina, que se conoce comercialmente en nuestro país como Classic, como la que puede hacerlo con ese combustible y GLP indistintamente que se llamará Eco, como la etiqueta de la DGT que lucirá en su luneta delantera, comparten el mismo equipamiento de serie. Algunos de los elementos más destacados son los siguientes:

  • Llantas 18 pulgadas
  • Freno de mano eléctrico
  • Cámara trasera de aparcamiento con sensores delanteros y traseros
  • Llave manos libres
  • Maletero de apertura automática
  • Control de crucero y limitador de velocidad
  • Grabación de la conducción (DASHCAM) que se guarda en una tarjeta SD
  • Ayuda en rampas
  • Pantalla multimedia de 10,5 pulgadas con Mirrorlink
  • Asientos delanteros calefactados y con ajuste eléctrico
  • Tapicería de cuero Nappa
  • Climatizador
  • Sensor de lluvia y luces
  • Techo solar

Y los opcionales brillan por su ausencia en este DFSK F5 ya que los únicos que se ofrecen es la pintura, la negra es la única de las cuatro por la que no se paga, o una extensión de la garantía para poder ampliarla hasta los 7 años.

El precio de este DFSK F5 en su variante Classic es de 26.495 euros, mientras que el Eco con la adaptación del GLP asciende hasta los 28.345 euros. En ambos casos incluyen un descuento de 2.500 euros por realizar la financiación con la marca.

Primera prueba del DFSK F5

Antes de empezar a hablar sobre este DFSK F5 te voy a pedir que dejes a un lado los prejuicios porque estos coches chinos vienen preparados para hacerse un hueco dentro de nuestro mercado. Desde luego no están a la altura de esas marcas en las que se inspiran, pero su objetivo es otro, intentando captar a clientes que buscan en un coche una gran relación calidad/precio.

Como hace poco pude probar el DFSK 580, tengo que decir que en este DFSK F5 se ha dado un salto de nivel (la marca los sitúa en generaciones diferentes). Lo aprecias primero en el habitáculo con esa calidad que aporta el cuero Nappa, pero también una mayor precisión en los ajustes y un volante que se ajusta tanto en altura como en profundidad. Por no hablar de las dos pantallas, siendo la multimedia más grande pero manteniendo el mismo sistema para la radio que no permite escoger una emisora en concreto. Siempre tendrás a mano el Mirrorlink.

Arrancamos apretando el botón de nuestro DFSK F5, en versión Eco, y se deja notar un poco en el habitáculo, algo que luego en marcha desaparece. El GLP necesita un proceso de calentamiento inicial, por lo que los primeros minutos circularás en gasolina y luego se cambiará, si es la opción que has elegido en el botón que está situado a la izquierda del volante. En los primeros metros, debido al funcionamiento del CVT, al SUV chino le cuesta un poco salir, empezando a mostrar su poderío y el sonido de su motor, cuando superamos las 3.000 rpm. Con sus 137 CV no esperes una respuesta muy contundente (incluso con el modo Sport activo), aunque la suficiente para mantener un ritmo constante a velocidades legales.

Otro aspecto en el que mejora este DFSK F5 es en su configuración del chasis. Mientras que el DFSK 580 monta una barra de torsión en la suspensión trasera, el SUV coupé equipa una multibrazo independiente. Esto repercute en una mayor comodidad y un mejor guiado en carretera. Eso sí, todavía sigue pecando de un poco blandita en los virajes. La dirección, por su parte, sigue siendo de buen tacto.

FUENTE: www.auto10.com

 

Coches.net: “DFSK F5: Un SUV chino a muy buen precio”

By | SUV F5

Hoy traemos a coches.net nuestra primera videoprueba de un automóvil chino. Se trata del DFSK F5, un SUV de tamaño medio con techo “al estilo cupé” que tratará de encontrar espacio en el mercado español gracias a su bajo precio. La versión Eco, a la que dedicamos este artículo, cuesta 30.846 euros, y monta un motor 1.5 turbo de 137 CV que admite gasolina y GLP.

Para quienes aún no sepáis de la existencia de la marca DFSK, su nombre es abreviatura de la alianza entre Dongfeng y Sokon. Dongfeng, el miembro más conocido de esta sociedad, es un gigante de la industria automovilística de su país. Esta empresa, propiedad del estado chino, se dedica a la fabricación de vehículos comerciales y de turismo; y entre estos últimos, los de Peugeot, Citroën, Nissan, Renault, Kia y Honda que están a la venta en su mercado local. En España, la marca vende actualmente dos turismospor un lado, eDFSK 580, un SUV de corte tradicionaly por otro, el también SUV pero más refinado y sugerente DFSK F5.

 

Un “SUV cupé” diseñado y fabricado en China

El F5 es un SUV “tirando a grande” cuya morfología recuerda a la del Volkswagen Tiguan X que se vende en China. Por tamaño podríamos encuadrarlo en el segmento D, ya que mide 4,69 metros de largo. Tiene 2,79 metros de distancia entre ejes, y tanto su anchura de 1,87 metros como su altura de 1,65 metros le otorgan una apariencia voluminosa.

El habitáculo transmite buena sensación de calidad y tacto en la mayoría de materiales y superficies, aunque haya mucho más negro piano de lo que me gustaría. Además, el puesto de conducción es espacioso, en consonancia con la anchura del vehículo; y la postura de conducción es cómoda, como también lo son los asientos. Lástima que la consola central sea muy voluminosa y obligue a subir el asiento un poco más de lo que me gustaría para no dar con el codo al girar.

La pantalla táctil destaca por su tamaño, ya que tiene 10,25” de diagonal; pero por desgracia da acceso a un sistema de infoentretenimiento muy pobre. Su manejo es complicado, nada intuitivo; su respuesta es lenta y se queda muy corto en funcionalidades. Entre sus carencias está la falta de compatibilidad con Android Auto y CarPlay; aunque al menos sí trae cámara de visión trasera y navegación GPS. Lo malo es que el navegador “secuestra” la pantalla mientras está en uso, y no nos dejará hacer nada más hasta que salgamos de la aplicación.

En cuanto a la pantalla inferior, gran protagonista de la consola central, en realidad es una superficie destinada a controlar la climatizaciónY es una lástima que, disponiendo de tanto espacio, no ofrezca mandos físicos para regular la temperatura: aquí son táctiles, cuesta manejarlos y quedan muy lejos de la vista. Bajo esta pantalla se habilita un espacio donde podemos depositar el teléfono; por ejemplo. Lástima que la bandeja no ofrezca carga inalámbrica. Lo que sí tenemos a nuestro alcance es un cofre de gran tamaño y dos portabebidas.

El techo en caída suele complicar el acceso a las plazas traseras, pero afortunadamente no es el caso. Además, el espacio interior es sorprendentemente amplio; y tampoco tendremos problemas de altura al techo, gracias en parte a que la banqueta está en una posición relativamente baja. Como elementos de confort, disponemos de un amplio reposabrazos central, salidas de aireación, una toma de 12V y un puerto USB.

El maletero tiene buenos detalles como el mecanismo eléctrico de apertura y cierre; y la boca de carga es amplia, considerando que no es muy alta a causa de la forma de la carrocería. El problema es, simplemente, que se queda pequeño. Solo ofrece 379 litros, capacidad que es prácticamente la misma que ofrece, por ejemplo… un Golf. Bajo el piso habría espacio para una rueda de repuesto si no fuese porque en esta versión bifuel nos encontramos con el depósito de GLP. Con los respaldos de la fila posterior abatidos, dispondremos de una capacidad total de carga de 1.420 litros.

 

Motor japonés, cambio alemán y conducción “europea”

Este automóvil es chino, pero su propulsor es japonés. Se trata de un motor 1.5 Turbo de cuatro cilindros y 137 CV, de origen Mitsubishi, que se encarga de mover el eje delantero. La potencia es simplemente correcta; y la cifra de par es baja para un motor turbo: sólo entrega 220 Nm. Este motor tiene un carácter voluntarioso y se las apaña para mover con dignidad los 1.664 kg de peso en vacío; pero por mucho que ponga de su parte, se ve penalizado por el cambio automático de tipo CVT, que tampoco es chino, sino alemán.

Está fabricado por la prestigiosa ZF; pero este cambio de variador continuo es el peor que he probado en mucho tiempo. Esta caja es de las “de vieja escuela”, y se comporta como el variador de un scooter: a poco que pisemos el acelerador, el motor gira como un molinillo y parece hacerlo en vacío, reemplazando la aceleración por frustración.

Y luego está el tema de los consumos. Con esta combinación de motor y cambio, el DFSK F5 homologa 11 litros a los 100 kilómetros; y eso según el ciclo NEDC, no el actual WLTP. Por fortuna, el promedio obtenido durante nuestro recorrido habitual de pruebas ha sido un poco inferior: 10,5 litros por cada 100 km. En autopista rondaremos los 9 litros a velocidad legal; pero tened en cuenta que en este coche, los consumos son muy sensibles al acelerador.

Para mitigar el problema, DFSK ofrece la variante bifuel que hemos probado, con instalación de GLP. Esta versión permite extender la autonomía teórica hasta 1.100 km aprovechando los depósitos de gasolina y gas licuado de petróleo; y de camino, adhiere el distintivo ECO al parabrisas.

Si ni el motor y ni el cambio merecen buena nota, el chasis cumple mucho mejor; y, en términos generales, se ajusta a lo que espera el conductor de un SUV de tamaño medio-grande. Transmite sensación de rigidez, con buena calidad de rodadura; y además presume de montar un eje trasero con suspensión multibrazo. El comportamiento de este F5 me ha convencido en ciudad y autopista; pero como era de esperar, en carreteras secundarias empieza a mostrar sus costuras.

Las suspensiones son relativamente firmes en la primera etapa de su recorrido; pero superado ese punto, la carrocería empieza a mostrar su peso inclinándose más de lo deseable. La generosa altura al suelo de 19,5 cm, que puede venir bien una escapada por tierra, se vuelve en contra sobre el asfalto ya que eleva el centro de gravedad del vehículo y aumenta el recorrido de las suspensiones. Por otra parte, la dirección, más bien lenta, tampoco invita a practicar una conducción decidida; aunque aquí es donde me recuerdo a mí mismo que este SUV está hecho para lo que está hecho.

En efecto: este es un automóvil destinado a ofrecer una experiencia de conducción relajada y agradable. Lástima que el agrado de conducción se vea limitado por la sonoridad. El ruido de la rodadura está bien controlado en general, pero el motor sube mucho de vueltas a poco que pisemos el acelerador -dichoso CVT-, y el ruido aerodinámico se deja notar bastante a velocidad de crucero.

 

Precios imbatibles (para un SUV de este tamaño)

Nada es perfecto en la vida; pero tampoco se puede exigir perfección a un producto como éste, que pretende ofrecer una favorable relación calidad/precio… a bajo precio. Porque, ya os lo adelanto, no os resultará fácil encontrar otro SUV de este tamaño con precios más bajos que los del DFSK F5. El modelo de gasolina, llamado Classic, está a la venta por 28.995 euros, mientras que la variante Eco, preparada para usar GLP, cuesta 30.846 euros.

En ambas versiones, el equipamiento de serie incluye faros LED, techo panorámico, tapicerías de cuero, asientos delanteros eléctricos, arranque sin llave, avisadores de aparcamiento, control de crucero, asistente de arranque en pendiente y control de descensos, además de todo lo que ya hemos visto. ¿Y el equipamiento extra? Pues no lo hay, para bien o para mal. Y en cuanto a garantía, la marca se ve con suficiente confianza como ofrecer 4 años nada menos.